Seaspiracy, ¿Puede ayudarnos un documental a abrir los ojos hacia el cambio?


¡¡Buenos días familia!! Seguro que habéis estado oyendo todo tipo de opiniones sobre el tema que hoy vamos a tratar, por eso hoy os traemos nuestra review sobre el nuevo documental de Netflix del que todo el mundo está hablando.

 Seaspiracy, ha sido realizado por el equipo que está detrás del famoso documental de 2014 Cowspiracy. Este nuevo documental pone en duda la idea de la pesca sostenible, pone en el punto de mira a la industria de la acuicultura e introduce el concepto de "gamba de sangre", marisco contaminado por el trabajo esclavo y las violaciones de los derechos humanos.

 Dirigido por el cineasta británico Ali Tabrizi, en el documental va siguiendo su viaje mientras descubre el verdadero coste que la pesca comercial está teniendo en el mar, y lo que podemos perder si seguimos permitiendo que esta industria se extienda por nuestro planeta. 

 Afirma que la mayor parte de los residuos plásticos en el océano proceden de las redes de pesca, que más de 300.000 ballenas y delfines mueren cada año como "capturas accidentales" y que mantenimiento la situación actual vaciará los océanos en 2048, lo que hace que sean datos impactantes (los cuales no sabemos hasta qué punto son reales) y que termina aportando un mensaje sencillo: lo mejor que se puede hacer como individuo es dejar de comer pescado. La urgencia es palpable.

 Este documental ya ha causado cierta controversia, pero al igual que lo hizo Cowspiracy, lamentablemente también se ha cuestionado parte de la información que contiene. Sin embargo, Seaspiracy plantea algunos puntos importantes y no hay duda de que los océanos están ante un gran problema. 

 Aunque algunas de las organizaciones representadas en el documental se han quejado públicamente de que Seaspiracy ha malinterpretado o sacado de contexto algunas declaraciones, los expertos coinciden en una cosa: la pesca de arrastre destruye el ecosistema marino, la pesca de atún, por ejemplo, ha sido responsable de la muerte de cientos de miles de delfines y otros animales que han sido atrapados por las redes y que si se sigue con la pesca excesiva en el mundo, llegará un momento en el que no quede nada en el fondo del mar.

 Este documental de Netflix pretende abrir los ojos de sus espectadores y lograr un cambio desde abajo, es decir, desde las personas que lo consumen. Lograr que las grandes empresas cambien su forma de trabajar es muy difícil, pero el impacto que puede tener que cada persona que vea Seaspiracy cambie su manera de consumir pescado (ya sea comiendo menos o dejándolo directamente) puede mandar un mensaje mucho más potente y generar un cambio real.

 ¿Puede Seaspiracy hacer que la gente deje de comer pescado? Puede ser. Lo más seguro es que pase con personas que ya lo estaban pensando antes y dependerá de si les resulta fácil cambiar sus hábitos, de lo que digan sus amigos, de lo que lean en Internet y de si creen que este cambio cambiará la situación.

 Puede que no todo el mundo deje de consumir pescado tras ver Seaspiracy, al fin y al cabo, no todos pueden y tampoco sería económicamente sostenible un cambio drástico para las millones de familias en el mundo que viven de ello. Pero sí que puede ayudar a que todos busquemos más información al respecto, a que conozcamos mejor cómo y de dónde viene lo que comemos, a reducir nuestro consumo (o evitarlo) y a intentar que desde los gobiernos se tomen medidas para hacer que la pesca sea más sostenible de lo que es actualmente. 

 Hay muchos signos de interrogación que giran en torno a este tema, pero mientras empujamos a nuestros océanos y a la vida marina que habita en ellos al límite, este es un buen punto de partida hacia el cambio.


Déjanos un comentario con tu opinión!


Por favor, ten en cuenta que tu comentario debe ser aprobado antes de su publicación. Hacemos esto para evitar posibles comentarios ofensivos y/o poco inclusivos.