Conoce cuáles son las diferencias reales entre los distintos frutos secos para mejorar tu salud


¡Hola familia! 👋

Hoy os vamos a hablar de los beneficios que aportan los frutos secos y de lo buenos que son para el body. Además de ser alimentos deliciosos, reducen los problemas cardiovasculares, el colesterol, fortalecen el sistema óseo, ayudan a prevenir el deterioro cognitivo... ¡Con estos beneficios estás tardando si aún no los has incluido en tu dieta! 

Es verdad que, durante mucho tiempo, los frutos secos han tenido mala fama debido a su alto contenido calórico y la gente los eliminaba de su dieta. Sin embargo, no solo no debemos eliminarlos de nuestra dieta, sino que deberíamos consumirlos a diario ya que aportan muchos beneficios para la salud 👩‍⚕️. Más aún, los médicos recomiendan tomar frutos secos cada día en pequeñas cantidades, (unos 30 gramos; para que nos entendamos, un puñadito con la mano medio cerrada), ya que son una buenísima fuente de nutrientes esenciales que aportan proteínas, antioxidantes, fibra, minerales y vitaminas.

Además, contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, es decir, grasas saludables que ayudan a disminuir los niveles de colesterol LDL, reducen la presión arterial y protegen los vasos sanguíneos. Ya sabes, no te olvides de tomar un puñadito al día y mucho mejor si lo haces en “versión cruda” o tostados. Es decir, sin sal, aditivos, fritos o dulces como los recubiertos con chocolate o miel 🍫 🍯.

En general, lo mejor es comer una variedad de frutos secos para maximizar sus beneficios, pero si no sabes cual elegir, aquí te dejamos una pequeña lista 👇

Las almendras tienen calcio a tutiplén y, además, son ricas en vitamina E (un potente antioxidante) y zinc que ayuda a proteger el sistema inmunológico y a curar las heridas. 

 

Si uno de tus objetivos es no engordar, alíate al pistacho. Este fruto seco es el más rico en fibra y el que menos calorías tiene. ¡Una cosa más!, su alto contenido en antioxidantes ayuda a proteger la piel y la vista.

 

Los cacahuetes tienen el mayor porcentaje de proteínas de todos los frutos secos y de esteroles vegetales (los compuestos naturales que ayudan a que el colesterol se absorba en la sangre 🧐). Recuerda que la combinación de fibra, grasas y proteínas de los cacahuetes ayuda a controlar el nivel de azúcar en sangre. 

 

Las nueces tienen forma de cerebro 🧠 ¡parece que esté hecho aposta!, ya que ayudan a proteger la memoria y a prevenir el deterioro cerebral por su contenido en fósforo, calcio, hierro, magnesio, potasio y cobre.

  

Si lo que quieres es combatir la fatiga y el cansancio 😴, las avellanas son perfectas por su aporte de hidratos de carbono.

 

 

¿Todavía no te hemos convencido de que debes incluir frutos secos en tu dieta? 🤔


Cómo incorporar los frutos secos en la alimentación 📝

Una manera de incluir los frutos secos a nuestros platos habituales, es añadiendo un puñadito a los cereales o yogur del desayuno. ¡Te llenarán de energía toooda la mañana! 🔋

También sirven para acompañar muchas de nuestras recetas diarias. Arroces, pastas y, sobre todo, ensaladas combinan muy bien con los frutos secos. Y para los días en los que no tengas tiempo de cocinar o no te encaje ninguna de estas recetas siempre puedes incluir una ración de nuestros helados de frutos secos como el de Peanut Butter y pistacho

¡Si es que combinan con todo! Además, se pueden utilizar para preparar diferentes salsas, como la salsa al pesto o la salsa de nueces… El pan es otro de los alimentos que se pueden elaborar a base de frutos secos y la repostería es el campo perfecto para añadir un buen puñado. Nueces, almendras o avellanas combinan de maravilla con los bizcochos. Eso sí, para que no bajen al fondo del molde, debes de enharinarlas antes de introducirlos a la mezcla. ¡Si sigues este truquillo, te quedarán deliciosos 😋! 

Como ves, con un poquito de imaginación, hay infinidad de combinaciones para añadir los frutos secos a tu alimentación y beneficiarte de todas sus propiedades nutricionales.


👩‍🍳 Recetas

Leche de almendras casera

Ingredientes

- 150 gramos de almendras crudas y sin sal

- 750 ml de agua fría

- 2 dátiles sin hueso

Preparación

- Deja en remojo las almendras durante 8 horas, aunque lo ideal es dejarlas toda la noche.

- Cuela y lava las almendras. Puedes quitarles la piel, aunque no es necesario.

- Pon las almendras, el agua y los dátiles en un robot de cocina y bate hasta que los ingredientes se hayan integrado. Añade más o menos agua en función de lo espesa que te guste la leche de almendras.

- Cuela la mezcla usando un filtro de tela (si no tienes uno, puedes utilizar un paño de cocina limpio o un colador metálico muy fino).

- Sírvela fría o caliente o puedes darle tu toque de personalidad con un poco de canela, cacao puro o cardamomo, por ejemplo. 

- Conservar en la nevera en un recipiente hermético, durante 3-5 días. 

 

Crema de cacahuete casera

¡Es lo más fácil del mundo!, solo necesitas cacahuetes tostados (450 gramos) y una batidora o un buen mortero (esto requiere mucha paciencia jajaja). En 5 minutos como mucho, estará lista.

- Utiliza cacahuetes tostados sin sal. Puedes comprarlos enteros y pelarlos retirando la cáscara y la pielecita roja, o comprarlos ya pelados. ¡Recuerda, es importante que no tengan sal!

- Tritura a potencia máxima hasta obtener una pasta de la consistencia que más te guste:

🥜 Después de 1 minuto y medio, aproximadamente, tendrás una pasta con tropezones, pero aún no está lista ya que cuesta extenderla, ¡Así que sigue triturando!

🥜 A los 2 minutos y medio ya tendrás una pasta mucho más fluida que podrás poner en un frasco y guardarla en la nevera durante semanas (si es que dura claro 🤤)

🥜 Recuerda que, al no tener aditivos, es normal que parte del aceite suba a la superficie y haya que volver a mezclarla con una cuchara.


Espero que este Blog os haya gustado y, sobre todo, que os haya sido útil. ¡Hasta la próxima! ¡Ciao! 😘


Déjanos un comentario con tu opinión!


Por favor, ten en cuenta que tu comentario debe ser aprobado antes de su publicación. Hacemos esto para evitar posibles comentarios ofensivos y/o poco inclusivos.