¡Cuidado con los mitos sobre los aditivos!


Hace poco hicimos una encuesta en nuestros stories de Instagram en la que nos transmitisteis lo mucho que os interesaba este tema. Y como ya sabéis, pedid por esa boquita que desde Happlant nos ponemos manos a la obra para cumplir vuestros deseos! 🤩🤩 No, ahora en serio. Vamos a informaros sobre el mundo de los aditivos, muchísimas veces mitificado tanto para bien como para mal.

Empecemos por el principio: ¿Qué son los aditivos? Los aditivos son ni más ni menos que sustancias que se emplean en la elaboración de productos alimenticios para afectar a sus características, ya sea por motivos de conservación, de sabor, de textura o incluso estéticos (entre otros).

Podemos clasificar los aditivos de distintas formas. Por un lado, según su origen:

  • Vegetales: Extraídos directamente de la naturaleza. Este es el caso del emulsionante que empleamos en nuestros helados: la lecitina de soja (extraída de la soja, como habréis podido intuir, genios 😉). También es el caso de los dos espesantes que utilizamos: la goma garrofín (extraída de las semillas de Algarrobo) y la goma guar (de los granos de Guar, una legumbre asiática).
  • Idénticos a la naturaleza sin necesidad de haberse extraído directamente de ésta. Ejemplo: el ácido ascórbico de la fruta o colorantes como carotenoides.
  • Modificación de sustancias naturales: Por ejemplo, espesantes como almidones modificados, empleados en numerosos ultraprocesados de distintas variedades: dulces, lácteos...
  • Completamente artificiales: Colorantes, antioxidantes, edulcorantes…

Ninguno de los cuatro tipos de aditivos anteriores tiene por qué ser perjudicial para nuestra salud. De hecho, la mayoría de ellos no lo son, y muchos incluso son beneficiosos por lograr conservar propiedades beneficiosas de los alimentos durante más tiempo.

No solo podemos clasificar los aditivos en cuanto a su origen, también podemos clasificarlos según su uso, siguiendo la nomenclatura que recibe cada uno de ellos. Como habrás visto muchas veces en las listas de ingredientes, los aditivos se nombran con la letra E seguida de un guión y un número de tres dígitos. Esta forma de nombrarlos que tanto nos asusta, en realidad nos puede ayudar a distinguir el tipo de aditivo según el primero de sus tres dígitos:

  • E100-E199: Colorantes
  • E200-E299: Conservantes
  • E300-E399: Antioxidantes y reguladores de la acidez
  • E400-E499: Espesantes, estabilizantes y emulsionantes 
  • E500-E599: Reguladores de la acidez y PH
  • E600-E699: Potenciadores del sabor
  • E900-E999: Edulcorantes

Llegados a este punto, existe un debate entorno a cómo de necesario es su uso (en el que nos fliparía que participéis dándonos vuestra opinión en los comentarios 🤠):

  • Algunos que quizá podríamos considerar importantes son aquellos que:
    • Pueden servir para conservar la calidad nutricional del alimento.
    • Se añaden para cubrir necesidades dietéticas especiales (e.g. intolerantes al gluten).
    • Pueden aumentar la conservación o estabilidad (e.g. botes de legumbres).
    • Pueden ayudar en la fabricación o en la elaboración o en cualquier etapa del procesado.
  • Sin embargo, quizá no sería tan imprescindible:
    • Mejorar sus propiedades de sabor, aroma o textura. ¿Es necesario? A veces sí, ya que durante el procesado de algunos elementos se degradan sus propiedades. Y si no es estrictamente necesario, ¿te parece bien que se añadan aun así?¿como consumidor/a sientes que te engañan con sustancias innecesarias, aunque éstas puedan mejorar la apariencia o el sabor del alimento? Abrimos debate 📣📣.
    • Aquí queremos destacar un ejemplo que nos parece remarcable:
      • E-120: Colorante carmín o carminia. Se obtiene de la cochinilla, un insecto pequeñito que se aplasta (🤢) para lograr este colorante de color tan rojo y tan vivo, muy empleado en productos como embutidos y también en dulces como siropes, gominolas, pasteles o incluso helados (no es nuestro caso), sobre todo cuando se trata de imitar al color de la fresa. Os lo comunicamos principalmente para que las personas veganas valoréis la posibilidad de eliminarlo de vuestra dieta si no lo conocíais y así lo consideráis. Nosotras al menos no lo consideramos vegano 🙊.

Aparte de la necesidad o no de incluir algunos aditivos en la elaboración de productos alimenticios, lo que realmente preocupa a mucha gente es su seguridad. Lo primero que tenemos que comentar es que todos los aditivos cuya comercialización está permitida en Europa son totalmente seguros en la medida en que se incluyen en los productos que consumimos. Ahora bien, ¿cómo se comprueba el grado de toxicidad de un aditivo? Mediante varios procedimientos, principalmente ensayos químicos, también estudios en animales (para nuestra desgracia 😔), principalmente en ratas, estudios metabólicos y bioquímicos y marcadores de seguridad derivados de todos estos ensayos y estudios, entre los que destacan el NOAEL (dosis que carece de efecto tóxico) y el IDA (ingesta diaria que es admisible). Para más info, ver la documentación de la OMS.
    Todas estas pruebas sirven para asegurarnos la seguridad de los aditivos que consumimos. Ahora bien, aunque sean seguros, ¿son inocuos para nuestra salud? Aunque la mayoría no tienen ningún efecto sobre nuestra salud, hay algunos que sí pueden llegar a ser perjudiciales si se consumen en exceso ⚠️⚠️, por diversos motivos. Estos son:
    • Nitratos y nitritos. Uno de los causantes de mayor riesgo de cáncer colo-rectal con el consumo de embutidos.
      • Al calentarlos se transforman en nitrosaminas y son potencialmente cancerígenas a mayor consumo.
    • Edulcorantes y potenciadores del sabor. ¿Alteran el apetito?¿Alteran la microbiota?¿Alteran los umbrales del sabor?
      • Aquí destacamos el aditivo E-621: Glutamato monosódico. Este aditivo genera hiperfagia, es decir, nos da ganas de comer más. Además, solemos encontrarlo en alimentos que ya de por sí son bastante insanos, como bolsas de patatas fritas, ganchitos, aperitivos con sabor a ahumado, a bbq, a queso, también en pastillas de caldo concentrado... Son productos con sabores muy intensos que nos proporcionan la sensación de no poder parar de comer. Como podréis imaginar, este aditivo no nos hace ningún bien: a pesar de no ser insano de por sí, sí que está contenido en productos que lo son y, si lo que hace es que siempre tengamos ganas de comer más y más de esos productos, el resultado puede acabar siendo desastroso 🥵🥵.

      Por tanto, la conclusión es que no nos preocupemos tanto de los aditivos en sí, sino de la selección de los alimentos que consumimos en general. Seguro que ya lo sabéis, pero es un motivo más para recordar que cuantas más materias primas (frutas, verduras, legumbres, frutos secos...) incluyamos en nuestra dieta, siempre va a ser mucho mejor 💚.

      Esto no quiere decir en absoluto que consumir alimentos con aditivos sea malo para nuestra salud: siempre va a ser una buena opción consumir alimentos nutritivos que contengan aditivos con funciones específicas para mejorar nuestra seguridad en su consumo, la conservación del alimento o en general cualquier propósito funcional más allá de mejorar su apariencia o sabor. Por el contrario, no nos interesan alimentos con calorías vacías, repletos de sal, azúcar, aceites refinados o harinas refinadas, independientemente de que lleven aditivos o no (¡ojo porque este truco lo emplea mucho la industria gordifooder para que nos creamos que sus productos son sanos! 🧐). "Sin aditivis irtificilis. Tidi nitiril. Mimimimi...", pero luego nos meten bien de ingredientes de mi***a entre sus principales, con eso no tienen problema!

      Hasta aquí nuestro contenido sobre los aditivos, esperamos que os haya sido útil y nos encantaría que nos dejarais vuestra opinión sobre el post en los comentarios, así como dudas sobre lo que habéis leído, debates, etc. 🤓🤓.

      ¡Un abrazo y nos vemos en el próximo post de Happlant Lifestyle! 🍦🌱


      3 comentarios


      • Mj

        La verdad que siempre he tenido un poquito de lío con este tema. Vas a hacer la compra..y no eres capaz de diferenciar los alimentos sanos. Por eso informarme de qué nutrientes estoy consumiendo es esencial.
        Gracias. Ojalá más artículos así @Happlant 🥰


      • Happlant

        Gracias a ti por leernos, Bea! 💚


      • Bea

        Gracias por la info 🙏🏻 Muy aclaratorio y fácil de entender :)


      Déjanos un comentario con tu opinión!


      Por favor, ten en cuenta que tu comentario debe ser aprobado antes de su publicación. Hacemos esto para evitar posibles comentarios ofensivos y/o poco inclusivos.